INICIO   TÉCNICA   FÍSICO   ESTRATEGIA   MENTAL

PROGRAMA SEMANAL             

La idea tradicional de que el golf es un juego para viejitos ha quedado en el pasado. Desde que Gary Player era reconocido por su riguroso régimen de salud y acondicionamiento físico, poco a poco la preparación física ha ido ganando relevancia en el golf.
Hoy en día podemos ver que la mayoría de los jugadores de elite entrenan con expertos que les asisten en esta área de su entrenamiento. Tiger Woods y Annika Sorenstam son un icono de lo que se puede lograr con la adecuada preparación física.
Como entrenador de golf he observado que los mejores resultados en clase se obtienen cuando se prepara al alumno con un calentamiento adecuado y se realizan drills que desarrollan su capacidad física. Con esta preparación de 5 a 10 minutos los alumnos tienen mayor facilidad para ejecutar los movimientos técnicos que les pedimos. Por supuesto que esto es sólo una probadita, que muestra al alumno como influye el aspecto físico en la técnica. La idea es que el alumno se convenza por sí mismo de ello y esté dispuesto a dedicar tiempo y esfuerzo en su preparación física. Considero que las mejoras en la técnica son directamente proporcional a la preparación física del jugador.
Una de las experiencias más tristes de un profesor es ver a un alumno después de unos meses o años y comprobar que no ha mejorado en los puntos que se le pidió. Al alumno se le puede decir por simple vista que necesita mejorar, incluso se le puede enseñar por medio de video, pero sólo entrenando y haciendo ejercicios podrá asimilar la técnica.
Los problemas técnicos son fácilmente identificables pero las limitaciones físicas de las personas no. Para ello es necesario someterlos a evaluaciones físico atléticas para determinar donde están las limitaciones físicas y prescribirles un programa de acondicionamiento físico.
Que gusto me da ver a una persona que se compromete a prepararse físicamente. Mis expectativas en cuanto a su crecimiento como golfista inmediatamente suben. La otra cara de la moneda, quien ni siquiera está dispuesto a hacer un solo drill. La moneda está echada, tú decides que lado escoges.