INICIO   TÉCNICA   FÍSICO   ESTRATEGIA   MENTAL

PROGRAMA SEMANAL             
QUE ESPERAMOS LOS PROFESORES DE QUIEN
QUIERE APRENDER A JUGAR GOLF

Así como en el fútbol un aficionado se considera capaz de dirigir a la selección nacional, incluso mejor que el entrenador, en el golf, vemos que cada jugador es un profesor. Con excepción de algunos autodidactas, los golfistas hemos aprendido los rudimentos del juego de uno o varios profesores. Sea que nuestros profesores hayan sido nuestros padres, un amigo, un caddie o un profesional, por naturaleza los tendemos a evaluar catalogándolos de acuerdo con los resultados que tenemos al aplicar sus enseñanzas.

El propósito de la presente es abordar el otro lado de la moneda: los alumnos. Los hay con características diametralmente opuestas, lo que ocasiona que sus procesos de aprendizaje varíen. Sé que no hay un alumno ideal, tal como no hay un swing perfecto, pero nuestro trabajo como profesionales del golf es ayudar a las personas a estar lo más cerca posible de la perfección.

Independientemente de las características de los alumnos hay principios sobre los cuales se fundamenta el aprendizaje, los cuales les harán mejores golfistas en un menor tiempo y por mayor tiempo. Veamos algunos de estos principios que todo profesor espera de sus alumnos:

1. RECONOCER LA NECESIDAD DE AYUDA PROFESIONAL: si los mejores jugadores del mundo tienen profesor, cuánta mayor necesidad tienen los amateurs. La razón es muy sencilla, tú no puedes ver tu swing, y aunque puedas verlo en video necesitas la ayuda de un ojo experto que te diga donde está la raíz de tus problemas. Es triste ver como hay jugadores que por años, incluso décadas, no mejoran su juego por no tomar clases.

2. MENTE ABIERTA: la labor más difícil que tenemos como profesores es educar la mente de las personas para que estén dispuestas a seguir el proceso de aprendizaje. Una mente abierta es un campo fértil para enseñar, pero cuando los alumnos tienen ideas equivocadas y una mente cerrada es poco lo que se puede hacer por ellos.

3. VOLUNTAD PARA APRENDER: como profesores tenemos alumnos incómodos que preferiríamos no atender. Estos son los que toman clases por presión pero no tienen interés por aprender. ¿En qué se beneficia aquel a quien se le da un privilegio, pero no lo aprovecha?

4. MOTIVACIÓN: obtener una beca, jugar con el esposo, ganarle a los amigos o ser el campeón del club, son algunos de los motivos que una persona puede tener para tomar clases. Entre más poderosos sean los motivos la persona dedicará mayor tiempo a practicar y sus esfuerzos serán mejor encaminados.

5. HABILIDADES ANTERIORES: las personas que han sido deportistas desde su niñez tienden a tener mayor facilidad para el aprendizaje de nuevas habilidades. A falta de experiencia deportiva, nunca es tarde para empezar.

6. PRACTICAR OTROS DEPORTES O ACTIVIDADES FISICAS: el golf no esta peleado con otras disciplinas, al contrario es recomendable practicar natación, ciclismo, tenis y béisbol, entre otros. Además de ir al gimnasio, hacer pilates y yoga. La actividad a realizar estará en función de la cualidad motora que necesitamos desarrollar para mejorar nuestra técnica. Por ejemplo, para mejorar el giro de los hombros y el torso en el backswing, la natación es una buena alternativa para lograrlo.

7. CALENTAMIENTO: las personas que llegan 15 minutos antes a su clase para hacer ejercicios de calentamiento muestran una cultura deportiva que les permite preparar su cuerpo para que responda mejor al entrenamiento. Debes hacer una regla el calentamiento antes de una clase, así evitas lesiones, logras la flexibilidad de los músculos y la movilidad adecuada de las articulaciones.

8. CONFIANZA EN EL PROFESOR: por su nivel de juego, sus habilidades de comunicación, por sus conocimientos o por otras razones, los alumnos deben confiar en su profesor. Si no es así entonces no tiene objeto seguir esa relación. Que caso tiene tomar clases, si inmediatamente después de que se retira el profesor los alumnos siguen con sus mismas mañas. Los alumnos deben estar dispuestos a aceptar las respuestas a estas preguntas: 1. ¿Qué estoy haciendo? 2. ¿Qué debería hacer? 3. ¿Cómo hago los cambios?

9. ESCUCHAR Y OBSERVAR: los buenos alumnos tienen una capacidad de atención que les permite comprender la información que se les esta explicando de forma verbal o demostrando por medios visuales. Rápido captan la respuesta a las 2 primeras preguntas.

10. SENSACIONES Y DRILLS (EJERCICIOS): mediante ellos, el alumno lleva a la acción lo que escuchó y observó. Es el método de aprendizaje más efectivo, donde el alumno aprende haciendo. Es la respuesta a la tercera pregunta. Su repetición desarrolla habilidades permanentes. No obstante, que es la mejor forma para aprender hay una resistencia generalizada a practicarlos. Por ejemplo, si a un alumno los pones a practicar con una escoba para aprender a atacar al impacto, lo hace cuando esta contigo pero nunca más.

11. ESTUDIAR: que gratificante es para uno como profesor saber que el alumno ha leído un libro y maneja la técnica con propiedad. Que importante es conocer el ¿por qué? y el ¿cómo? de nuestro deporte.

12. PREGUNTAR: “Vale más ser ignorante por 5 minutos, que por toda la vida”. Que sabias palabras en relación a la importancia de preguntar.

13. RESPONSABLE: como profesor prefiero un alumno responsable que 10 irresponsables. Detalles como llegar a tiempo, pagar la clase y cancelar con anticipación son muestras de respeto hacia nuestro trabajo.

14. ENTRENAR: “Entre más practico, más suerte tengo”. La historia que quisiera cambiar: llega el alumno, se le indican 2 o 3 detalles básicos que debe ajustar, tira unos golpes y no salen bien. Prefiere seguir como llegó. Nunca más regresa a tomar clases. Le platica a sus amigos que el profesor no funciona porque no pudo corregirlo. El dominio de las habilidades motrices requiere práctica y tiempo. Una lección difícil de asimilar. Para ser un buen alumno es indispensable entenderla.

15. ESTABLECER METAS: muchas personas se embarcan en la aventura de aprender a jugar golf pero se pierden por no tener un faro o un destino que los guíen. La clave es ir paso a paso estableciendo metas sencillas y alcanzables para cada área del juego. Los que desertan no están dispuestos a seguir el proceso de aprendizaje, empiezan a tirar con driver cuando no dominan el pitch o salen al campo cuando no dominan el chip, entonces viene la frustración.

Evalúate como alumno en relación a estos 15 puntos. Si estas muy lejos del alumno perfecto, no te preocupes, el problema es que sigas siendo igual después de haber leído este artículo.