INICIO   TÉCNICA   FÍSICO   ESTRATEGIA   MENTAL

PROGRAMA SEMANAL             
LAS DAMAS Y EL GOLF

Durante años el golf fue considerado un deporte para hombres. Incluso se dice que GOLF son las siglas de “Gentlemen Only; Ladies Forbidden, que significa: Sólo caballeros; se prohiben damas. De hecho todavía hay Clubes de Golf que tienen dentro de sus estatutos esta norma.

Tal como en otras disciplinas, el que la mujer jugará golf fue sólo cuestión de tiempo. Los movimientos sociales mundiales que promovieron los derechos de la mujer a la educación, el trabajo y a votar, entre otros, fueron la preparación necesaria para que se rompiera con el tabú de que el golf era sólo para caballeros.

Una vez iniciada la participación de las mujeres en el golf, de forma natural surgieron jugadoras sobresalientes naciendo así el profesionalismo. El golf profesional femenil desde entonces resultó ser un medio excelente para promover productos y servicios, y es una formula que sigue funcionando hasta ahora.

El surgimiento periódico de grandes jugadoras (Mickey Wright, Nancy López, Annika Sorenstam, Lorena Ochoa, Se Ri Pak. Michelle Wie, Paula Creamer) ha generado que desde niñas hasta mujeres mayores sean atraídas por el golf. Ahora veamos como el golf satisface necesidades que las mujeres van teniendo en las distintas etapas de la vida.

En la niñez necesitan desarrollar sus habilidades motrices (fuerza, resistencia, coordinación, rapidez y flexibilidad). El golf es un deporte donde se desarrollan estas habilidades, y por consiguiente se fortalecen y desarrollan los sistemas óseo y muscular. A la par de este crecimiento físico esta el crecimiento mental en el cual la búsqueda de la aprobación social es uno de sus objetivos básicos. El golf es un juego, en el que las niñas crecen emocionalmente al convivir con otras jugadoras y mejoran su autoestima al recibir el reconocimiento de sus profesores, familia y amigos.

En la juventud, las señoritas en un alto porcentaje tienden a abandonar cualquier actividad deportiva que practicaron durante su niñez. Esta compleja problemática nacional se da en todos los deportes, y es un reto importante retener a las deportistas en la juventud ya que la práctica del deporte va directamente relacionada con la calidad de vida.

En el golf las señoritas pueden satisfacer su necesidad de reconocimiento al competir en torneos o de manera informal. Satisfacen sus necesidades de identidad y pertenencia al ser parte de un equipo o club y practicar un deporte acorde a su estilo de vida. Experimentan la superación personal mediante el dominio de la técnica. Establecen relaciones amistosas con jóvenes con intereses semejantes, lo cual es un buen fundamento para el noviazgo y el matrimonio.

Las mujeres en su rol de esposas, podrán pasar mucho más tiempo con sus esposos si saben jugar golf. Las mujeres actualmente ya no quieren ser “la viuda del golf” quien siempre está sola porque su esposo está jugando una ronda. Como esposa golfista las mujeres se sienten útiles si pueden apoyar a su esposo jugando en los torneos de golf, que están de moda, en las convenciones de negocios, en los gremios y en los corporativos.